Dos hermanas fueron al cumpleaños número 50 del tío de una amiga y el festejo se convirtió en un drama. La celebración era en la Villa Zabaleta,  ubicada entre los barrios de Nueva Pompeya y Barracas, en el sur de la Ciudad de Buenos Aires. Mientras todos estaban pasándola bien un vecino comenzó a gritar que bajaran la música. En menos de una hora el hombre apareció con un arma y baleó a una de las chicas.

“Estábamos pasándola bien, escuchando cumbia, comiendo algo, y la puerta de la casa de los tíos de mi amiga estaba abierta para que corriera aire. De repente vemos a un hombre a los gritos, junto a la reja, exigiendo de mala manera que bajemos la música. A los gritos seguía y se va con una amenaza: ‘Si no la bajan amanecen todos muertos’. Yo pregunté quién era y me dijeron que era un vecino”, relató Sara, de 21 años, a Eldoce.tv.

Cuando menos lo esperaban el hombre se asomó con un arma y comenzó a disparar. “Creo que mi reacción fue volar contra una pared, intentar cubrirme. Recuerdo que mi hermanita estaba bailando cerquita mío… En ese instante siento que una bala roza mi cabeza, me doy vuelta y la veo a Sandrita boca arriba, con sangre en el pecho”, relató la joven.

Sara y su hermana nacieron en Perú, pero hace más de diez años que viven en el país. A pesar de que la policía llegó rápido, la ambulancia se demoró, por lo que la joven se decidió a llevar por su cuenta a Sandra, que estaba gravemente herida. Esta rapidez, según los médicos, le salvó la vida, pero todavía se encuentra en terapia intensiva y no podrá volver a caminar.

La bala le entró a Sandra por la espalda, quebró tres costillas, perforó el pulmón derecho y lastimó la médula ósea. Por el momento el vecino se encuentra prófugo, aunque ya fue identificado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here