LEONARDO IRAMAÍN: “EL CRISTO DE LA CALDERA ES UNA JOYA DEL ARTE. PINTARLO POR PINTARLO NO ES BUENO”

0
10

Así lo afirmó el hijo de Juan Carlos Iramaín ( autor de “EL CRISTO PENINTENTE” de La Caldera, que junto a toda su obra fue declarada Patrimonio Cultural de la Nación), en ocasión de una entrevista  que diera a fm 88.9 La Caldera  a mediados de 2021, luego de que el municipio “interviniera” pintando a medias la escultura para participar de un concurso organizado por la Secretaría de la Provincia de Salta.

Leonardo, lamentablemente fallecido en Octubre pasado, era pintor, escultor, abogado y escritor, se desempeñaba como director del Museo “Juan Carlos Iramaín”  de Tucumán y se había enterado de la fallida “intervención” realizada por el municipio de La Caldera cuando pintó parte de “EL CRISTO PENITENTE” para un concurso con la idea de reflejar un mapping donde lo vestía con un poncho. Como el “fondo” no era aparentemente lo suficientemente claro, se decidió de buenas a primeras pintar una parte quedando incluso de diferentes tonalidades. Desde el municipio, en su momento, entre otras excusas, que se trataba de una pintura “que se iría con el tiempo”, para también luego decir que era “un tratamiento”; lo cierto que por más de un año la obra de arte de Iramaín lució completamente cambiada de aspecto.

Volviendo a las declaraciones del hijo del afamado escultor tucumano, luego de recordar que trabajó junto a su padre en la obra e incluso que fue parte de su génesis, Leonardo comentó que su padre “quiso que se vea el cemento” y advirtió que

La restauración debe hacerla GENTE EXPERTA. Pintarlo por pintarlo NO ES BUENO. Sino, pueden meter la pata.”.

LA RESTAURACIÓN DEL CRISTO DEL CERRO SAN JAVIER. UN EJEMPLO A SEGUIR

También recordó que EL CRISTO BENDICENTE del Cerro San Javier,  realizado por su padre, que se encontraba en similares condiciones, fue restaurado por el Gobierno tucumano en 2016 y “quedó fabuloso”. Cabe señalar que “fue restaurado por una comisión integrada por el Ente Tucumán Turismo, la Facultad de Bellas Artes y la Cámara de Turismo, acompañados por la Comisión de Turismo de la Legislatura provincia. Los trabajos incluyeron hidro lavado, sellado de fisuras y mapeados, pintura total, arenado y limpieza del basamento de piedra, limpieza parcial y final de la obra e iluminación. Cada etapa, supervisada por la Facultad de Artes, de la UNT, institución que fue la encargada, además, de hacer un diagnóstico previo para llevar adelante los trabajos que permitieron dejarlo como si fuese nuevo.” (Telam 02/08/2016). Con este importante antecedente,  Leonardo solicitó que se actúe del mismo modo en La Caldera.

En la amena charla, disponible en internet,  el artista recordó con cariño al pueblo de La Caldera y a quienes hicieron lo imposible para la instalación de su obra en esa localidad, dado que en principio estaba destinada al Cerro San Bernardo de la ciudad de Salta,  especialmente a Mons. Lira y al Padre Requena ya fallecidos

Entrevista a Leonardo Iramain, Parte 1

Entrevista a Leonardo Iramain, parte 2

“El Cristo de la Caldera es una joya del arte. Hay que cuidarlo”, enfatizó finalmente.

DENUNCIA

Cabe señalar que en estos días el  intendente local ordenó se pintara la obra de arte sin los resguardos necesarios, lo que motivo una denuncia policial por parte del Presidente del CD local, José Sánchez, por incumplimiento de deberes  de funcionario público contra el intendente de La Caldera, dado que  EL CRISTO PENITENTE es parte del Patrimonio Cultural de La Caldera. Al respecto, el legislador comunal le había solicitado oportunamente al intendente Diego Sumbay informe los detalles del proyecto (si es que había), cuales son los alcances del convenio con la COPAUPS y los fondos destinados a la “restauración”; pero dicho informe no fue respondido, avanzándose sobre el “pintado” que incluso la COPAUPS había desaconsejado hasta saber, al menos, que pintura que se iba a utilizar, y se “pintó” buena parte de la OBRA DE ARTE de Iramaín. Hechos estos que motivaron la denuncia del edil. Por el momento, la “restauración” se ha detenido dado que en el proceso de “pintado” no se tuvo en cuenta, como marcaría el sentido común, el tratamiento previo que hasta una simple pared requiere para ser pintada con una premura que nadie entiende el porque.

Por todo esto, sería importante seguir los consejos de Leonardo Iramaín realizando un trabajo serio como debe hacerse en el caso de la restauración de una OBRA DE ARTE que es muy diferente al de un edificio; por ende, la participación de un equipo multidisciplinario similar al que participó la restauración del EL CRISTO BENDICENTE de Tucumán, sería lo más aconsejable.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here