Desde el martes, los municipales caldereños se mantienen estado de Asamblea Permanente y sin atención al público, por reclamos salariales. En estas horas los delegados gremiales se encuentran reunidos con el Intendente Diego Sumbay esperando sus respuestas.

Si bien es cierto que el malestar de los empleados municipales de La Caldera estaba latente desde los primeros días de gestión, por nombramientos de nuevo personal, en su mayoría parientes del intendente o de sus allegados, los cambios de áreas de personal (para muchos considerados una persecusión politica),  la falta de claridad a la hora de las liquidaciones de sueldos y del cumplimiento de acuerdo con los gremios fueron la gota que rebalsó el vaso.

Los gremios le habrían dado un ultimatum a Sumbay, intendente de alta exposión mediática, para dar respuestas a sus reclamos hasta el festival de La Chicha, vencido dicho plazo y sin obtener respuestas ciertas del mismo, se declararon en asamblea permanente y con un paro en los lugares de trabajo hasta tanto sus reclamos sean satisfechos.

Puntualmente, los empleados reclaman por la mala liquidación de los sueldos de los dos primeros meses de gestión, la demora en la entrega de los recibos ya que entienden que de ese modo se intentó desde el Ejecutivo municipal ocultar los detalles de las malas liquidaciones, el no pago de las asignaciones familiares al personal contratado, la falta de cumplimiento de los acuerdos salariales ya existentes, los aumentos que se pagaron en toda la administración pública (8%, bono de $2.000, etc) que no se habrían liquidado aún y el impacto que los mismos tienen en otros items que componen el sueldo municipal.

Se espera que al término de la reunión con los delegados gremiales se obtenga una respuesta positiva  a los reclamos, ya que de acuerdo a lo informado tanto en la página oficial del municipio como en distintos medios que cubrieron el festival de La Chicha el mismo fue calificado como exitoso y por ende habrían ingresado en las arcas municipales los fondos suficientes para hacer frente a lo solicitado por los empleados.

Por su parte, los allegados al intendente, en su mayoría funcionarios jerárquicos y el propio Sumbay habrían calificado a la medida como una “cuestión política”, pero que se espera resolver pronto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here