La Caldera: Dos empleados “desvinculados” se encadenan para recobrar sus trabajos en el municipio.

0
145

Aunque parezca increíble el intendente municipal de La Caldera no ha podido resolver el conflicto laboral que mantiene con sus empleados desde hace varias semanas. La conciliación laboral eterna pedida por Sumbay parece ser solo una excusa para dilatarlo aún más y desgastar la protesta.

Los vecinos de La Caldera no logran entender que los exiguos $12.000 que cobraban mensualmente los 6 empleados “desvinculados” laboralmente en medio de la Pandemia Mundial sean la razón para la determinación tomada por el intendente Diego Sumbay quien se mantiene impertérrito ante el reclamo

ENCADENADOS A UNA ILUSIÓN

Hoy, con la angustia propia de personas que perdieron su fuente laboral por la cual bregaron durante años, dos de los 6 empleados municipales, Anita y Germán decidieron encadenarse a la verja de entrada del municipio al cual continúan acudiendo de 7 a 13 horas todos los días a pesar de haber sidos desplazados por el intendente, sin resignarse a “pelear” por lo que ellos consideran una injusticia.

“LO ÚNICO QUE PEDIMOS ES QUE NOS DEVUELVAN NUESTRO TRABAJO”

UNA DENUNCIA POLICIAL COMO RESPUESTA MUNICIPAL

Lejos de sensibilizarse con la afligente situación que viven estos ex empleados y sus familias, el municipio, por medio de su Secretario de Gobierno, Carlos Mercado, y de acuerdo a lo señalado por los propios trabajadores, decidió realizar una denuncia policial por obstaculizar  una de las entradas al edificio. Lo que motivó la pronta llegada de móviles policiales que se acercaron al lugar y al comprobar que la protesta era pacífica se mantuvieron expectantes durante toda la mañana

LA ETERNA CONCILIACIÓN TERMINARÍA MAÑANA

Se supo, además que este viernes hay una nueva reunión conciliatoria, para los gremios la última, sería la sexta en la sede de la Secretaría de Trabajo en la ciudad de Salta para saber de alguna nueva propuesta del municipio para solucionar el tema. Las posturas son claras desde los gremios solicitan la inmediata reincorporación de los empleados y desde el municipio manifiestan que no tienen el dinero para hacer frente a sus salarios que, dicho sea de paso, implica para el municipio una erogación mensual de $72.000 por todos,  más los salarios familiares que por ley corresponden. Cifra que los entendidos estiman no podría empeorar la situación financiera del municipio. Al ser este el único motivo esgrimido por el intendente Sumbay, a buena parte de los vecinos caldereños les extraña la falta de capacidad para la resolución de un conflicto solucionable.

LA SENADORA ABILÉS Y EL DIPUTADO PANTALEON AL MARGEN

Extraña la posición que han mantenido los legisladores del departamento en todo este conflicto. Abilés, a diferencia de otras ocasiones donde no perdió la oportunidad de retratarse con los trabajadores en lucha durante la gestión Mendaña, no se acercó al municipio, ni realizó declaraciones respecto del conflicto mas que tomarse unas fotografías con el intendente publicadas en sus redes sociales hablando de las bondades del cooperativimos y que, como de costumbre, “veria con agrado” se puedan reactivar; pero del reclamo y los despidos de los trabajadores municipales NADA. Por su parte, el diputado Pantaleón justificó en algunos medios su falta de presencia en el muncipio en el hecho de que el intendente no le contesta el teléfono y el es muy respetuoso de no inmiscurse en estos temas delicados. Aunque dió a entender en una entrevista que recibió presiones de los dos lados. Los oficialistas que le reclamaban su apoyo al intendente por haberlo apoyado en su campaña y los trabajadores que esperan de él  su solidaridad. Por el momento, el conductor radial y ahora diputado provincial no apareció en la zona de conflicto. De continuar, ambos, en esta tesitura, triste papel habrán cumplido en una situación que requiere de al menos su intermediación presurosa. Sería muy bueno que de algún modo tomen cartas en el asunto y salgan de su zona de confort.

EL CONCEJO DELIBERANTE SENTÓ SU POSTURA PERO…

Al menos, dos de las tres concejales se mostraron preocupadas por la suerte de los despedidos y sentaron su postura solidaria, e incluso intentaron acercar a las partes, presentaron una propuesta para resolver la situación, pero chocaron con la dura posición del ejecutivo municipal y se apartaron del conflicto. Tanto la presidenta como la vice no ocultaron su disconformidad con el desaire del intendente que había prometido una contrapropuesta que nunca llegó. Por su parte,  la restante concejal se mantuvo unida y fiel a Sumbay sin acompañar en ninguna iniciativa e incluso llegó a increpar a uno de los despedidos por “hacer lio en la muni” de acuerdo a lo manifestado por ellos.

EL INTENDENTE NO CONCURRIÓ A NINGUNA REUNIÓN CONCILIATORIA

Con el antecedente de que Sumbay no concurrió a ninguna de las anteriores reuniones, y solo envió a representantes contables y, ultimamente, contrató a un abogado laboralista para que lo represente, las expectativas de los gremialistas es poca, aunque conservan la esperanza de que en esta última instancia el intendente acuda con una propuesta concreta, superadora y seria que permita salvar el conflicto. De no ser así, pedirán, nuevamente, se liberen a las partes para estudiar las medidas de protestas que encararían. Recordemos que ya se habia realizado este pedido, sin embargo el municipio solicitó nuevas reuniones que no aportaron nada en concreto, sino solo dilación temporal del problema.

ACOMPAÑADOS POR LOS GREMIOS, COMPAÑEROS Y VECINOS

Los trabajadores manifestaron su gratitud a los gremios de ATE y UPCN por el acompañamiento en todo momento y también de sus compañeros que “por el momento no pueden acompañarnos por la conciliación” y también “por todos los vecinos” que se solidarizaron con su situación y les pidieron a los demas vecinos le piden comprensión y empatía en esta ocasión que no se la desean a nadie.

Mientras tanto, en esta etapa tan difícil no solo por la falta de trabajo genuino y la pandemia de Covid 19 donde la población debería estar más unida que nunca y a resguardo, las autoridades caldereñas permanecen, hasta ahora, intransigentes en una posición tan controversial como injusta, y los 6 trabajadores se aferran cada vez más a la esperanza de poder conmover el corazón del grupo de poder caldereño para recobrar su fuente laboral que le permita mirarse a los ojos a sus hijos y sentirse orgullosos de poder contribuir con su trabajo para el servicio del pueblo caldereño desde el municipio.

Acompañamos el audio de la nota realizada esta mañana a dos de las empleadas afectadas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here