Para muchos es inédito el pedido del intendente Diego Sumbay de una nueva Conciliación Obligatoria y parece inentendible que la Secretaría de Trabajo se la otorgue, toda vez que el acuerdo homologado a mediados del año pasado mediante la misma herramienta legal fue incumplido por el municipio, además que acostumbra a no concurrir personalmente a las reuniones; por eso y teniendo como antecedente próximo a Campo Santo el gremio de UPCN anunció que concurrirá pero mantendrá la medida de fuerza. Por otra parte, día a día crecen las adhesiones al paro. Este martes comerciantes caldereños sumaron su apoyo y el diputado Suriani comprometió su gestión. La senadora de La Caldera sigue sin aparecer.

FIRMES EN LA LUCHA

Los trabajadores municipales en paro siguen sumando apoyo popular de familiares, vecinos, comerciantes y políticos mientras que pareciera ser que el blindaje mediática del que ha hecho gala hasta el momento Sumbay parece hacer agua por todas partes, ya que día a dia las noticias de La Caldera se difunden en medios independientes y redes sociales como reguero de pólvora.

APOYO VECINAL

Muchos vecinos también van dejado su actitud pasiva e indiferente cuando se enteran de lo que realmente sucede con los empleados municipales. El destrato, la falta de cumplimiento de la palabra empeñada, la intención de callar voces y reclamos mediante la persecución laboral, la falta de claridad del manejo de los fondos recibidos, las denuncias de prevendas y malos tratos que ocasionaron una gran grieta que no solo se refleja en la municipalidad, sino que se ha trasladado al pueblo en general, son motivos suficientes para que la gente comience a tomar conciencia de la realidad que era tapada por anuncios grandilocuentes con fotos marketineras característicos de la gestión con la intención de ponderar en demasía “logros” en su mayoría efímeros y que no solucionan los verdaderos problemas de la gente

UNA OFRECIMIENTO RIDÍCULO

La gota que colmó el vaso y abrió los ojos de gran parte de la ciudadanía caldereña fue la irrisoria oferta del intendente de pretender abonar en 6 cuotas una deuda salarial contraída, acordada y homologada por la propia Secretaría de Trabajo a mediados del año pasado, o sea hace 8 meses. Aceptar dicho ofrecimiento significaría que terminarían cobrando con mas de un año de retraso a valores históricos. Nadie, en su sano juicio, podría aceptar esas condiciones. Todos sabemos el valor de las cosas a mediados del año pasado y la gran diferencia que ya por estos días existe. Imagínense dentro de 6 meses. No hace falta ser economista para entenderlo, solo hace falta sentido común.

GOLPEANDO PUERTAS 

El hecho de reconocer la deuda no significa que se la pueda pagar como y cuando se pueda, y mucho peor cuando se quiera. Llama la atención que recién ahora se lo ve al intendente golpear puertas de las oficinas del Grand Bourg pidiendo auxilio monetario cuando ya han pasado 8 meses de contraída la deuda y para colmo lo muestra en fotografías en sus redes como si fuera una gran hazaña con el aplauso de sus seguidores que cada vez son menos.

MAYOR FUERZA AL PARO

Todo este cóctel de hechos le ha dado mas fuerzas al paro y mas aun cuando se lo escucha declarar al intendente en medios de capital echando más leña al fuego y tratando de minimizar la protesta.

LA CONCILIACIÓN OBLIGATORIA: UN CLÁSICO DE LA GESTIÓN

El recurso de la Conciliación Obligatoria que, con el auspicio de la Secretaría de Trabajo, ha usado, para el gusto de cualquier persona con dos dedos de frente, en exceso Sumbay, nuevamente sale a la cancha con la idea de patear la pelota para más adelante y ganar aire; pero llega un momento en que ni ese recurso le juega a favor, mas si se tiene en cuenta que nunca ha concurrido personalmente a ninguna cita conciliatoria; sino que siempre ha enviado a funcionarios o asesores sin poder de decisión alguno, algo que en vez de lograr conciliar las partes las exaspera. Se desconoce si esta vez realmente irá a la conciliación a proponer personalmente una fórmula para destrabar el conflicto aunque, él esperaba, seguramente, que el mero llamado provocaría el levantamiento de las medidas de fuerza algo que los sindicalistas y los propios trabajadores han determinado no hacer.

MAS APOYO SOCIAL

Así las cosas, en la mañana de este jueves se pudo apreciar la presencia de comerciantes  y hasta de un productor agrícola local quienes  manifestaron su apoyo no solo de palabra, sino en los hechos al llevarles mercaderías. También recibieron el apoyo del diputado Andrés Suriani, quien tiene una casa en La Caldera, que se detuvo a solidarizarse con los trabajadores y comprometerse aunar esfuerzos con otros legisladores para ver la manera de destrabar el conflicto, si bien es cierto nombró al diputado Pantaleón, quizás se puso en un compromiso mayor al sostener que buscará el apoyo de la Senadora Abilés que hasta el momento jamás, ni siquiera pasó por el frente de la protesta en todo el año pasado y en lo que va de este año e incluso no esbozó comentario alguno y por estos días se la vió muy compenetrada en los cursos de “roscas” de Pascuas que auspicia, mientras el municipio atraviesa una clara crisis

RUMORES ROMPE HUELGAS

Mas allá de todo, desde los sectores allegados al poder de turno caldereño esperan algún mínimo error de los huelguistas para enfrentarlos con los vecinos, muestra de ello fueron los rumores infundados que corrieron por estos días de que los manifestantes habían cortado el puente de acceso, algo que por experiencias pasadas se sabe no es visto con buenos ojos por la mayoría de los pobladores y que en verdad no ocurrió. Por ello, los sindicalistas y trabajadores deberán ser muy cuidadosos a la hora de pensar las estrategias de su protesta a fin de no dejar caer lo ya construido y seguir concientizando a los vecinos respecto de lo justo del reclamo.

¿QUIÉN QUIERE MAS A LA CALDERA?

Las próximas horas serán vitales para saber si todo sigue como siempre o si verdaderamente se logra un acuerdo beneficioso para los trabajadores y por ende para el Pueblo caldereño. Nadie puede atribuirse para su sector la hegemonÍa del amor por La Caldera, como algunos sostienen,  ya que todos los pobladores de una u otra forma han elegido este hermoso terruño y lo quieren como propio, a pesar de no haber nacido aquí. Será cuestión que el intendente Sumbay comprenda que debe gobernar para y con todos, como lo dijo en su campaña, y no para y con todos… los allegados como notoriamente lo hizo hasta ahora. Está a tiempo y todos lo acompañarán.

Fotos: Juan Diaz Velasco y archivo propio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here