Esperan que vuelquen unos US$ 3 mil millones al blanqueo para construcción

0
6

Tras el envío de los proyectos de ley destinados a promover un blanqueo tributario que genere el ingreso formal de divisas a la construcción, especialistas y agentes económicos consideran que para el éxito del mismo será crucial lograr la ansiada “tranquilidad”  de la economía local, que permita trazar un horizonte de estabilidad cambiaria y monetaria y una proyección de crecimiento.

Fuentes del equipo económico se mostraron entusiasmados con el lanzamiento de estos proyectos, considerando que los mismos podrían canalizar inversiones por un monto superior a los 3.000 millones de dólares destinados a distintas iniciativas en la actividad de la  construcción, aunque los analistas ponen en duda que se consiga realmente esa cifra en exteriorización de activos.

El  blanqueo fiscal realizado en el año 2009 obtuvo 4.300 millones de dólares, en el efectuado en 2013 llegó a 900 millones y en el 2016 unos 117 mil millones. Uno de los proyectos contiene incentivos tributarios para aquellos que canalicen sus ahorros en inversiones destinadas a la construcción.

Serán eximidos del pago del Impuesto sobre Bienes Personales durante dos años y obtendrán crédito fiscal igual al 1% del desembolso. Se propone diferimiento y ajuste al Impuesto a las Ganancias e Impuesto sobre Transferencia de Inmuebles. A quienes declaren voluntariamente  la tenencia de moneda nacional o extranjera y la destinen a la construcción, se les cobrará un único tributo con alícuota creciente en el tiempo y se les concederá un blanqueo fiscal respecto a la eventual omisión de impuestos nacionales sobre esos fondos.

El segundo proyecto de ley busca atender el déficit habitacional, facilitando el acceso al crédito hipotecario y protegiendo a los propietarios e inversores ante descalces entre salarios e inflación, con la creación de una Sociedad Hipotecaria.

Para el tributarista Iván Sasovsky “hay que generar condiciones de estabilidad y reglas claras”.

“Es importante que haya iniciativas para promover la inversión. Ahora si luego el Estado va a responder con más impuestos sobre los que blanquearon, como

ocurrió este año con los contribuyentes que ingresaron al plan de 2016, o se aplica el impuesto a la riqueza o el aumento en Bienes Personales, lo que se observa es una gran contradicción”.

Por  su parte, el también tributarista César Litvin enfatizó que  “el objetivo de los proyectos es muy bueno, pero se choca con otras iniciativas que son controvertidas, como el impuesto a la Riqueza, lo que lleva a que para que tenga éxito hay que mantener reglas claras”.

Privados. La Cámara Argentina de la Construcción consideró como “histórico” que se hayan enviado al Congreso dos proyectos de ley que tienen como objetivo impulsar a este sector y consideró que “dará la oportunidad a miles de argentinos de volver al trabajo y de acceder a una vivienda a través del incentivo a la inversión privada”.

En una sintonía similar, el desarrollador Miguel Di Maggio, director de Depa, señaló que “el éxito de este tipo de medidas depende, en última instancia, de su implementación en el contexto de un plan económico sólido que ofrezca previsibilidad al inversor por parte de un gobierno que genere credibilidad. Esto último hace que no pueda aseverar que se tratará de una medida exitosa”, agregó el ejecutivo.

Luis Guido, director de la desarrolladora Grid, enfatizó que “entendemos que la posibilidad del blanqueo de capitales a través de la industria de la construcción, en particular para las obras en pozo, sería una medida muy productiva para el sector, que lo movilizaría  mucho”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here