Una carta de Juan Domingo Perón, fechada el 16 de marzo de 1972, titulada “Mensaje a los Pueblos y Gobiernos del Mundo” donde aborda la cuestión del medio ambiente y la población, inspiró la conmemoración de esta fecha.

SALTA- POR ERNESTO BISCEGLIA.- Desde la segunda mitad del siglo XX hasta hoy, la política argentina no ha encontrado un líder tan completo como fue Juan Domingo Perón. Su calidad incluso de visionario lo puso a la vanguardia, ya en la década de los setenta del siglo pasado en temas que hoy son de angustiante actualidad. Por eso, podemos decir que la declaración del Día Mundial de la Protección de la Naturaleza, es una fecha peronista.

En la Carta aludida, Perón avizoraba ya los problemas del mundo contemporáneo: tres décadas antes de que siquiera imagináramos que la globalización y ahora la pandemia cambiarían el formato de la sociedad global.

Y un dato muy interesante es que Perón ya hablaba entonces de que la solución política estaba en la Participación Popular, que hoy llamamos “Participación Ciudadana”.

En efecto, entonces Perón ya alertaba sobre los efectos devastadores de la contaminación ambiental: “Creemos que ha llegado la hora en que todos los pueblos y gobiernos del mundo cobren conciencia de la marcha suicida que la humanidad ha emprendido a través de la contaminación del medio ambiente y la biosfera, la dilapidación de los recursos naturales, el crecimiento sin freno de la población y la sobrestimación de la tecnología.

Amonestaba entonces sobre la necesidad de “revertir de inmediato la dirección de esa marcha, a través de una acción mancomunada internacional. Tal concientización debe originarse en los hombres de ciencia, pero sólo podrá transformarse en la acción necesaria a través de los dirigentes políticos.”

Sin embargo, y vaya paradoja, los propios dirigentes peronistas entronizados en gobiernos sempiternos son los protagonistas principales de los mayores desmanes ambientales avanzando desordenadamente en la deforestación, proponiendo desarrollos de meganimería sin los cuidados ambientales necesarios, “sojizando” grandes extensiones de territorio con la consecuente expulsión de los campesinos y fumigando con glifosato los alimentos que luego consume la población.

Esta aplicación a mansalva de políticas de violencia ambiental ocurre porque el interés personal y político resulta superior al interés comunitario y social.

A ello, hay que sumarle la desperonización del propio Partido Peronista como producto del abandono de la lectura y estudio de la doctrina peronista y de los documentos que generara el General Perón sobre temas hoy sensibles como la Defensa Nacional, la cuestión social, la colonización imperialista y ésta misma de la cuestión ambiental.

Estamos como humanidad aproximándonos velozmente a un punto de “No retorno” en materia de equilibrio ecológico y social, donde sería importante y necesario que un partido mayoritario como lo fue el peronismo volviera a la senda de sus banderas iniciales para recobrar su sentido como espacio político, pero más todavía como escuela de líderes sociales a partir del rico acervo doctrinario que dejó Perón, como es este ejemplo de la Protección de la Naturaleza.

Pero nada se puede pedir cuando los dirigentes no saben leer siquiera, porque saber leer no es sólo informarse sino y sobre todo comprender.

En esta materia, como en la situación ambiental, también estamos cerca del punto de “No Retorno”.

Para quienes deseen informarse, a continuación indicamos el Link donde encontrar el texto completo de Juan Domingo Perón:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here